Técnicas para el alivio del estrés.


Relajación, visualización y meditación.


La relajación ayuda a calmar la tensión muscular y serena la mente proporcionando una inmediata sensación de bienestar. Es muy bueno emplearla en momentos de nerviosismo para no generar descontrol emocional.

La visualización utiliza imágenes positivas y atractivas para superar de ese modo problemas emocionales. Para llegar a visualizar debemos relajarnos antes, solo con el cuerpo y la mente liberados de tensión podremos generar imágenes visuales en armonía.

Un tercer nivel más profundo, un paso más, es la meditación que nos ayudará a ver aquello que es realmente importante en nuestras vidas. Necesitamos que la mente esté serena, que el estrés no se apodere de nosotros y que el mundo exterior, rutinario y ruidoso, no nos hable durante unos minutos.

Es el inicio de nuevos comienzos: para resolver conflictos personales, para sanar el cuerpo y la mente, para realizar el crecimiento personal.