La práctica del mindfulness (3)


Beneficios de una buena respiración.


  • Aumento del oxígeno en la sangre.
  • Disminuye la fatiga.
  • Masaje de los órganos internos.
  • Aumenta nuestra capacidad pulmonar.
  • Calma nuestra mente.

La práctica del mindfulness conlleva la observación de nuestra respiración, tomar conciencia de la misma.

Mediante el mindfulness aprendemos a usarla para estar presentes en este preciso momento, aprendemos a utilizarla para relajarnos, entregándonos y aceptando lo que en ese instante está sucediendo, sin necesidad de cambiar nada.

Es entonces cuando nos percatamos de que el fluir de la respiración es el fluir mismo de la vida.

Simplemente somos, en el aquí y el ahora. La respiración es el ancla que nos devuelve a este momento, una vez, y otra, y otra.