“La felicidad es una conquista” (Paulo Cohello)

Felicidad


Cultivar el agradecimiento nos abre a apreciar lo que tenemos y a “dejar de buscar”.

Habitualmente vivimos siempre en una permanente búsqueda, siempre sentimos que nos falta algo, o que debemos conseguir algo como requisito para ser felices. Sin embargo, ahora, en este momento, ya tenemos todo lo necesario para ello. Si no somos felices con todo lo que tenemos ahora, no lo seremos con lo que tengamos mañana.

Nos pasamos la vida deseando que llegue algo mejor: cuando eres pequeño queremos crecer, después deseamos un trabajo, más tarde anhelas que lleguen las vacaciones, etc. Siempre nos estamos preparando para lo que pasará después.

También tenemos tendencia a mirar la vida del vecino e imaginar que su vida es mejor que la nuestra. Vemos en las vidas ajenas lo que las nuestras carecen. Si en vez de mirar afuera miráramos dentro de nosotros mismos podríamos disfrutar de lo que sí tenemos.

La buena noticia es que podemos estar contentos con lo que somos, alegrarnos por el bien ajeno y no padecer envidia, de una manera muy sencilla: dando las gracias. Practicar la gratitud nos llevará a abandonar el sentimiento de pena de nosotros mismos y nos hará apreciar la abundancia en nuestras vidas.

Comencemos cada mañana dando las gracias. Apreciemos el regalo que es un nuevo día e intentemos saborearlo haciendo de cada momento uno especial. Valoremos todo lo bueno que hay a nuestro alrededor. Normalmente no prestamos atención a pequeñas cosas que son las que más felices nos hacen: un café, una charla con un amigo, un cielo de otoño o el olor a ropa limpia. Demos las gracias a lo largo del día por cada cosa que se nos ocurra.

Terminamos el día haciendo un repaso de todas las cosas buenas que han ocurrido. Agradecemos tener una cama y cobijo, ropa en el armario y comida en la nevera. Agradecemos, asimismo, vivir en un país en paz, en un entorno agradable y bonito.

Por último nos damos las gracias a nosotros mismos, por intentar ser mejores, vivir más conscientemente e iluminar a los que nos rodean.

Gracias.