La edad de la perfección


La aspiración a ser perfecto ha sido una constante para el ser humano de todas las épocas.


Los filósofos dicen que lo perfecto es algo acabado, completado y que no le falta ni le sobra nada para ser lo que es. Para Aristóteles, lo perfecto es lo mejor en su género, pues no hay nada que pueda superarlo; y aquello que ha alcanzado su fin, en cuanto fin loable y bueno.

El diccionario dice que perfecto es lo “que se parece al máximo a su prototipo. Óptimo -lo mejor-; excelente -que destaca en méritos, cualidades, condiciones-; acabado -lo perfectamente realizado y completo en todas sus partes, perfeccionamiento final de un objeto para darlo por válido-; completo -entero, cabal, terminado, perfecto, lleno de todo, absoluto-.

La perfección del ser humano es un concepto muy parecido al de la felicidad. Ambos están ligados a la completud, la integridad y la plenitud, en cuanto al bien logrado. Pero implica una lucha, una búsqueda, una dedicación consciente e intencionada para lograr el mayor parecido al prototipo ideal que merece llagar a ser cada persona.